¿Qué es Google Tag Manager? ¿Para qué sirve? En este artículo te ofrecemos unas nociones básicas para aprender a utilizar GTM de manera rápida y sencilla en tu trabajo.

Google Tag Manager (GTM) es una herramienta gratuita de Google que ofrece la posibilidad de simplificar la inserción de scripts, código HTML y píxeles de seguimiento en nuestras páginas web. De esta forma, podemos realizar una medición exhaustiva y completa de cualquier hito o evento que ocurra (por ejemplo, la visita a una página concreta de un producto) en la web. 

Se trata de un gestor de etiquetas lanzado por el gigante tecnológico en 2012 y cuya expansión en el mercado ha sido meteórica, al facilitar enormemente el trabajo a administradores web y responsables de marketing digital a la hora de llevar a cabo implementación técnica de código en la web corporativa de una empresa. En este sentido, el principal objetivo de GTM es crear un espacio común donde gestionar las diferentes etiquetas de seguimiento que sean necesarias añadir en nuestra web: desde soluciones del entorno Google como Google Analytics o Google Ads hasta otras herramientas externas, como Facebook Ads o LinkedIn Ads.

Una de las principales ventajas de Google Tag Manager respecto a otras alternativas del mercado es la posibilidad de personalización de informes y cuadros de mando, permitiéndonos añadir detalles avanzados de una tienda online o web de una manera rápida y sencilla.

¿Cómo funciona Google Tag Manager?

GTM funciona de manera externa a nuestro sistema, ya que colocamos un código de seguimiento en nuestra web o app y automáticamente se conecta en remoto con la interfaz de la herramienta. Así, los profesionales IT o de marketing pueden ir añadiendo, eliminando y probando una determinada funcionalidad sin que afecte a nuestra web. No es necesario tener conocimientos informáticos avanzados a la hora de añadir fragmentos de código de medición.

El primer paso a realizar es registrarse, puesto que el servicio de GTM no está activado por defecto. Para ello simplemente necesitaremos una cuenta de Gmail. Una vez creada la cuenta tendremos que obtener nuestro primer contenedor, o lo que es lo mismo, el código para una web o app determinada. Inicialmente aparecerá vacío y comunicará nuestra web con la interfaz de Google Tag Manager, pudiendo posteriormente editarlo sin tener que tocar el código.

El código del contenedor tiene una sintaxis similar a otros códigos externos JavaScript que habitualmente se suelen insertar en los sitios web, y tenemos que implementarlo antes de la apertura de la etiqueta body del código HTML. Existe un amplio abanico de plugins en WordPress, como Head & Footer Code o Google Tag Manager for WordPress, que nos permiten hacer este paso de forma más sencilla. 

Google Tag Manager cuenta con tres elementos principales:

  • Tags o Etiquetas. Fragmentos de código que permiten realizar la medición y seguimiento de las visitas así como la contabilización de conversiones (por ejemplo, cuando un usuario rellena un formulario web). Se encargan de recopilar y enviar los datos de seguimiento al sistema. Existen diferentes etiquetas predeterminadas, cada una de ellas relacionadas con productos de seguimiento y administración de campañas de marketing digital. Además, podemos añadir cualquier etiqueta de HTML que no aparezca de manera predeterminada. 
  • Triggers o Activadores. Reglas que determinan si una etiqueta se activará o no. Por ejemplo, cuando un usuario rellena un formulario y es redirigido a una página de “Gracias”, creando de esta forma la conversión. Así, se utilizan para procesar eventos y controlar cuándo se activa o se bloquea una etiqueta.
  • Variables. Valores que se utilizan para los activadores y etiquetas, cuya función es definir los filtros necesarios para activar una etiqueta concreta. 

Siguiendo esta estructura de trabajo, una empresa podrá tener varias páginas web en una misma cuenta de GTM pero en diferentes contenedores.

Por otro lado, Google Tag Manager también ofrece personalizaciones y funcionalidades avanzadas, gracias a los Triggers o Activadores. Por ejemplo, podemos definir que el código de seguimiento de Analytics se ejecute en todas las páginas de la web o solo cuando se realicen determinados eventos o acciones, como pulsar un botón. Además, las Variables aportan muchos más datos extra a la hora de cargar un evento en la web. 

Google Tag Manager Tutorial Gratis

Soluciones Formativas Ofertadas:

¡Síguenos en redes sociales!